A lo largo de estos meses de andadura de TIMRURAL, hemos hecho hincapié en el enorme potencial que hay en cada pueblo. Unos destacan por su rica y variada gastronomía, otros por algún hecho histórico que sucede en ellos , otros por la artesanía… Hay pueblos que son conocidos por sus fiestas, otros en cambio por su arquitectura popular o por sus paisajes naturales.

TODOS tienen ese algo que los hace especiales. Una calle estrecha y sinuosa, una antigua tradición hoy recuperada, un personaje ilustre de cierta relevancia. Cualquier recurso puede hacer que ese pueblo sea único.

Hay otros pueblos cuyo encanto reside en el olvido. Son los pueblos abandonados a su suerte, en los que el éxodo rural ha causado auténticos estragos. Ya hablábamos sobre ello en otro post anterior. Son los pueblos olvidados, vencidos por el tiempo, las ruinas y la maleza. Son pueblos de muy difícil recuperación, pero no imposible.

En los últimos tiempos han surgido importantes proyectos en pos de la recuperación de estos pueblos abandonados y ocultos entre los rastrojos. Uno de estos proyectos que nos parece tan interesante es Sembrando Tierras Altas, que trabaja parpuerta abandonada TIMRURALa la repoblación, revalorización e integración de los pueblos que forman la comarca soriana Tierras Altas, que abarca 19 municipios.

También es de resaltar la labor de la Asociación Contra la Despoblación Rural de Zaragoza, un foro que ayuda en la lucha contra la despoblación de los pueblos, especialmente de Aragón, y que trata de crear empleo y fijar población.

Es importante también el Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados (PRUEPA), un proyecto educativo complementario a la enseñanza en las aulas promovido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y en el que colaboran las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón. Este programa pretende un acercamiento a la vida rural de los jóvenes que, en su mayoría, viven en el mundo urbano, brindándoles la posibilidad de comprender la necesidad de un cambio de actitudes para asegurar el equilibrio futuro del hombre con su entorno. Trabaja en tres municipios que son: Umbralejo (Guadalajara), Granadilla (Cáceres) y Búbal (Huesca)

O por mencionar algún proyecto más de este tipo, ARPAE, Asociación para la Rehabilitación de Pueblos Abandonados de España, que persigue Salvar pueblos y aldeas mediante la promoción de la reconstrucción de sus casas, respetando la tipología arquitectónica popular y el entorno natural.

Éstos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más. Blogs, webs, páginas de Facebook que hablan de la repoblación del medio rural y que tienen muchísimos seguidores. Se ve que el tema interesa y que con un poquito de nuestra parte, podríamos avanzar en la lucha por la despoblación de nuestros pueblos. Desde TIMRURAL, estamos dispuestos a trabajar por que los más de 2.600 pueblos abandonados que salpican nuestra geografía, consigan resucitar de una manera u otra.

Algunos pueblos que estaban abocados al olvido han conseguido recuperarse gracias a iniciativas de turismo rural o agri-ganadería ecológica. Otra iniciativa mucho más sorprendente es por ejemplo, Aldeas Abandonadas Inmobiliaria, una web que incluye ofertas inmobiliarias de lo más singulares y en la que es posible encontrar aldeas y pueblos a precio de saldo. En esta web es posible encontrar oportunidades de pueblos por 850.000. Bien mirado es toda una ganga.

Bromas aparte, comprar un pueblo, puede no ser una idea tan descabellada. Según una noticia publicada en El País, en España se calcula que hay a la venta unas 1.500 aldeas abandonadas, que acaparan la atención de compradores de todos los rincones del planeta. Olmeda de la Cuesta, por ejemplo, un pequeño pueblo Cuenca, es uno de estos pueblos en venta.

Comprar-vender, no es la única manera de resucitarlo. La mayoría de las pocas veces que se consigue, se hace poco a poco, con la llegada de pequeños pobladores que quieren emprender vida o negocio en una pequeña aldea. Así, por ejemplo, encontramos Solanell, un pueblo abandonado en 1972 en la provincia de Lleida está en camino de recuperación. Lacasta en Zaragoza, también está en proceso de lograr una resurrección sostenible. Valdelavilla en Soria es todo un modelo de recuperación para la enseñanza de idiomas. Isún, en Huesca, es ejemplo de accesibilidad, al haber sido rehabilitado para personas con discapacidad gracias a un proyecto de rehabilitación que la Fundación Benito Ardid inició en 1998.

Hay muchas iniciativas. Sumando todas ellas, conseguimos dar vida a nuestros pueblos. En TIMRURAL estamos también para eso, para recuperar nuestro entorno rural, hacerlo más accesible y cómodo para vivir, de forma que podamos frenar con ese mal endémico de nuestros pueblos, que es el éxodo rural. ¿Nos ayudas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *