mujerrural_timrural

La abuela Micaela era una entregada esposa, una amantA�sima madre de cinco hijos y una abnegada hija y nuera que cuidaba de sus mayores. Toda su vida transcurriA? en el pueblo. Primero en el de sus padres, y mA?s tarde en el de su marido. Ella era feliz llevando la vida que la tocA? vivir. Nunca se planteA? otra cosa, nunca pensA? que podA�a haber vivido de otra manera. Era lo que tocaba. Era la vida de aquella A�poca.

Su jornada laboral comenzaba cada dA�a a las 6 de la maA�ana. Hiciera frA�o o calor, ella tenA�a que atender a los animales, realizar la colada, preparar el desayuno para toda la familia, arreglar a los pequeA�os para ir a la escuela. Comidas, limpiezas, echar una mano en el campo y atender a padres y suegros. Todo esto, de lunes a domingo. Desde que se levantaba, hasta que se acostaba. Los trescientos sesenta y cinco dA�as del aA�o, sin fallar uno. Esa rutina era su vida, la que le hacA�a sentir mA?s segura y tambiA�n mA?s realizada como mujer. Su vida no era fA?cil, pero ella asA� era feliz, y se sentA�a dichosa por tener muchas comodidades que muchas de sus vecinas del pueblo, no podA�an ni soA�ar.

Afortunadamente, la vida ha cambiado. Hemos evolucionadoa�� A?o quizA? no tanto como pensamos?

Han pasado algunos aA�os. MarA�a es nuera de Micaela y es madre de dos hijas. A sus sesenta aA�os tambiA�n ella es feliz, aunque le entristece no haber podido alcanzar muchas metas de las que se planteA? en su juventud. No cambiarA�a su pueblo por nada, pero reconoce que vivir en A�l, le ha cerrado algunas puertas, sobre todo en lo que a la educaciA?n respecta. Ella siempre quiso estudiar, y como de joven no pudo hacerlo, segA?n dice a�?porque eran otros tiemposa�?, no ha dudado en apuntarse a la Universidad de la Experiencia, aunque para ello, tenga que desplazarse a muchos kilA?metros de su pueblo para poder asistir a clase. MarA�a, ademA?s de sus quehaceres domA�sticos y familiares, comparte negocio con su marido, quien a veces no entiende esa necesidad que ella tiene por aprender y por estudiar, pero le apoya igualmente.

Micaela y MarA�a son mujeres reales. Son mujeres rurales. Son mujeres sacrificadas, entregadas, trabajadoras y muy luchadoras. Con necesidades y con muchas limitaciones en su dA�a a dA�a. A pesar de que la sociedad avanza a una velocidad vertiginosa, la realidad es que a dA�a de hoy, la conciliaciA?n sigue siendo una utopA�a, y mA?s en el medio rural, donde cada dA�a muchas mujeres tienen que compaginar sus tareas en la agricultura y a ganaderA�a con los quehaceres del hogar. Son muchos y muy grandes los sacrificios que tienen que hacer a lo largo de la vida, y muchas veces no estA?n lo suficientemente reconocidos y agradecidos.

Las mujeres que viven en pueblos representan una cuarta parte del conjunto de la poblaciA?n mundial. Desde el aA�o 2008, cada 15 de octubre se celebra el DA�a Internacional de las Mujeres Rurales, que reconoce A�la funciA?n y contribuciA?n decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indA�gena, en la promociA?n del desarrollo agrA�cola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicaciA?n de la pobreza ruralA�.

Afortunadamente las cosas estA?n empezando a cambiar, gracias que se estA?n dictando nuevas leyes en pro de favorecer a la mujer rural, que todavA�a pero todavA�a tiene acceso limitado a la asistencia sanitaria, a la tecnologA�a y a la educaciA?n y en muchos paA�ses en vA�a de desarrollo, tambiA�n a la alimentaciA?n y nutriciA?n. Recientemente el gobierno ha presentado el Plan de PromociA?n de Mujeres del Medio Rural, enmarcado en el Plan EstratA�gico de Igualdad de Oportunidades, con la intenciA?n de fomentar medidas de polA�tica social, de empleo y de igualdad. Se trata de un plan especA�fico en apoyo de las mujeres en el medio rural, con carA?cter transversal para que la polA�tica de apoyo a la mujer del entorno rural sea un objetivo del conjunto de las administraciones pA?blicas.

En Timrural estamos muy concienciados de la importancia de la mujer en el desarrollo y vida de nuestros pueblos. Ellas son agentes clave para conseguir los cambios econA?micos, ambientales y sociales necesarios para el desarrollo sostenible del medio rural. Es de vital importancia empoderar a este colectivo para que puedan reclamar y hacer valer todos sus derechos. Esto contribuirA? a un crecimiento econA?mico mucho mA?s inclusivo, al bienestar de las personas, de las familias y en general de las diferentes comunidades rurales. La igualdad nos ayudarA? estar en un mayor equilibrio, y nos harA? ser mA?s respetuosos, integradores y mucho mA?s participativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *