• +34 900 834 976
  • info@timrural.com

Obstáculos a superar para emprender con éxito en el medio rural

Emprender en el medio rural, es una opción que cada vez escogen más aventureros del mundo empresarial. La semana pasada, ya mencionábamos algunas claves para hacer un negocio rentable en un pueblo, sin embargo, es bueno tener en cuenta, que aquellos que optan por poner en marcha sus proyectos y negocios en un pueblo, se enfrentan a numerosas dificultades, como pueden ser la falta de infraestructuras y comunicaciones o el aislamiento.

Muchos expertos defienden que la actividad emprendedora es un mecanismo idóneo para hacer frente a los impactos de la crisis económica y cada vez son más los empresarios rurales que afrontan con valentía esas dificultades añadidas a las que puede encontrar cualquier otro emprendedor urbanita.

Según el Informe GEM Castilla y León 2013, elaborado por el Grupo de Investigación en Dirección de Empresas (GIDE) de la Universidad de León, el 65% de las iniciativas empresariales desarrolladas en Castilla y León durante el 2013 intentaron explotar oportunidades detectadas por emprendedores mientras que el 23,8%, fueron motivadas, fundamentalmente, por la presión de las necesidades. Los valores y percepciones emprendedores son muy similares en el medio rural y en el urbano, aunque la población que vive en ciudades percibe mejores oportunidades para iniciar un negocio propio.

Actualmente estamos viviendo un proceso de relocalización de determinadas actividades económicas que han pasado de ubicarse en las zonas urbanas a las áreas locales, en diferentes sectores como pueden ser el comercial, el educativo, el turístico, de ocio, principalmente debido a la necesidad de espacios amplios, cercanos y bien comunicados con núcleos más importantes de población.

En Timrural sabemos muy bien que el emprendimiento es un recurso importantísimo que sirve para movilizar los recursos existentes en el medio rural. Queremos que nuestros pueblos se conviertan en un ecosistema de emprendedores, inversores y de proyectos innovadores, pero antes debemos ser capaces de superar ciertos obstáculos que se van a encontrar en el medio y que detallamos a continuación:

– Desconocimiento del medio: Es habitual recurrir a los tópicos, y pensar que todos los pueblos son iguales, y que viven anclados en el pasado, pero nada más lejos de la realidad. Hay pueblos que saben muy bien hacia dónde van y que tienen interesantes proyectos que aportar a la sociedad. Por eso, antes de emprender, haz un detallado estudio de mercado, para conocer las características y la idiosincrasia del municipio donde deseas invertir. Solo así, estarás más cerca de conseguir el éxito en tu negocio.

– Marcado carácter localista: Lo tradicional, la idiosincrasia, cultura, saber hacer, costumbres, etc. está muy bien. Es bueno mantenerlo, pero hay que reconocer, que muchas veces, los habitantes del medio rural, somos muy nuestros. ¿Deben los nuevos proyectos emprendedores basarse únicamente en los recursos endógenos de la localidad? Definitivamente no. Hay que tener una mente más aperturista. Las nuevas ideas, proyectos novedosos pueden tener una buena acogida en el municipio, sin romper con lo tradicional. Lo bueno es saber conjugar ambas cosas. Todos tenemos interés en que se conozca mi pueblo y son pocos los que piensan en comarca. Hay que intentar potenciar la comarca como referente principal. Eso nos abrirá mercado.

– Aislamiento e individualismo: muchas veces los pueblos tienen a refugiarse en si mismos, lo que conlleva que cada vez se encuentren más aislados, por la falta de infraestructuras. La formación es fundamental para controlar este círculo vicioso y evitar que los pequeños núcleos vivan de espaladas a la realidad urbana. Los habitantes del medio rural, también tienen un carácter muy individualista y poco tendente a la cooperación. Es vital fomentar la creación de redes de trabajo, para poder superar esta barrera.

– La falta de formación. La falta de medios en los pueblos, puede provocar a su vez, una falta de formación. Hay que tratar de conseguir recursos humanos formados y ligados al medio. Formación, formación y formación ese es el motor del emprendimiento.

– Falta de iniciativa. El miedo al fracaso siempre está presente en la mente del emprendedor. Esto es común en el medio rural y en el urbano, pero la cultura del qué dirán pesa mucho más en los municipios pequeños. Hay que aprender a aprender de los errores.

Emprender, y más en el medio rural, es una maravillosa aventura llena de obstáculos. En Timrural, la lanzadera rural, con la ayuda de Timpulsa, la lanzadera empresarial, estamos dispuestos a vivirla contigo.

¿Te apuntas a la aventura?